Menu

Campeche

Se encuentra al oeste de la península del Yucatán, su nombre proviene del maya: can pech, “Serpiente y Garrapata” aunque hay otras versiones de su etimología; Campeche es además de ser un lugar hermoso para visitar, un sitio del sector energético importante en el país, y otros diversos sectores que sostienen el Estado.

San francisco de Campeche es una pequeña ciudad que es declarada Patrimonio de la Humanidad, en donde aún se conservan los restos de la una muralla que en la antigüedad la rodeaba, con hermosos e históricos baluartes, puertas y fuertes. Las haciendas en Campeche han sido restauradas y reconstruidas para convertirse en lugares turísticos.

Los sitios arqueológicos Mayas son pieza fundamental de Campeche, que actualmente están abiertos al público, entre esos lugares se encuentran: Calakmul, que era una ciudad principal del periodo clásico, que también es considerado Patrimonio de la Humanidad, al igual que el majestuoso Templo  de los cinco pisos, además de  Isla Uaymil, Isla de JainaBecánChicanáXpujil; y otros tantos sitios que siguen abiertos al público y que no todos han sido explorados en su totalidad.

Campeche es único por cultura y zonas arqueológicas, que también son subacuáticas como arrecifes poco profundos, que conservan naufragios codiciados hasta la fecha.

La capital de Campeche tiene un encantador puerto colonial, centros ceremoniales y hermosas reservas naturales, el 40 % del estado es selva, así que es una opción ideal para conocer Campeche y recorrer los caminos secundarios del estado.

La parte que todo visitante quiere saber es acerca de su gastronomía, y sus costumbres. Y es que algo curioso de los ciudadanos de Campeche es que cada día de la semana se prepara el mismo platillo de comida, por ejemplo los lunes hacen “puchero” que es una especie de caldo tradicional en Campeche, el jueves bistec de cazuela y los viernes pescados frescos. Y esto es gracias a que se acostumbra  que los hombres vayan al mercado, ya que en apocas antiguas de piratas, las mujeres se quedaban es sus hogares y ahora es una peculiar tradición.

Dejar un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *